No todos los sistemas de alarma son iguales. Los distintos modelos se miden en grados de seguridad, con números que van del 1 al 4. Cuanto más alto sea este, mayor es su nivel de protección que ofrecen, aunque lo mismo podemos decir de su costo. Para elegir el método que más te conviene, es indispensable pensar en el valor y las características de la mercancía y el peligro potencial al que está sometida.

Hablemos brevemente de los cuatro grados de seguridad de los sistemas de alarma:

  • Grado 1. Son para inmuebles ubicados en zonas con incidencia delictiva leve. No están conectadas a una central receptora de alarmas (CRA). En caso de que los sensores detecten actividad sospechosa, algunos modelos están diseñados para establecer comunicación con el propietario vía SMS.
  • Grado 2. Ideales para hogares y locales comerciales en condiciones de riesgo moderado que no albergan bienes o productos muy valiosos en su interior.
  • Grado 3. Son la opción predilecta para establecimientos que manejan artículos de mucho valor y, por lo tanto, corren un alto riesgo de ser víctimas de un robo. Hablamos de negocios como joyerías, agencias de compraventa de oro, gasolineras, casinos, galerías de arte, museos y farmacias.
  • Grado 4. Son la opción más segura de todas. Resiste ataques de grupos delictivos profesionales, para quienes un menor grado de protección podrían resultar un riesgo serio. Los sistemas de esta clase han sido creados para resguardar, sobre todo, instalaciones del sector industrial, financiero y público, como plantas químicas y nucleares, entidades bancarias y tributarias, y complejos militares.

Funcionamiento de las alarmas grado 2

Ahora que tienes claras las diferencias entre los grados de seguridad, centrémonos en un tipo de alarma en particular: las de grado 2. Veamos cuáles son sus componentes clave.

Detectores

Son dispositivos que perciben los cambios en el entorno para advertir la presencia de un intruso. Los más utilizados son los:

  • Infrarrojos. Identifican las variaciones drásticas en la temperatura ambiental o de un objeto.
  • Microondas. También conocidos como detectores de movimiento, constan de un emisor y un receptor de frecuencia de onda. Cualquier actividad que interfiera en esta comunicación desencadena la voz de alerta.
  • Mixtos. Son una combinación de las tecnologías de infrarrojos y microondas antes descritas, lo que potencia su capacidad de respuesta.
  • Sísmicos. Tiene un micrófono incorporado que detecta ruidos de roturas de cristales. También se les conoce como detectores sísmicos. Son la mejor opción para comercios y casas con grandes ventanas o cristaleras que dan hacia el exterior.

Sensores

Dos tipos de sensores desempeñan funciones claves para la seguridad. Descubre cuáles son:

  • Magnéticos. Se colocan en puertas y ventanas. Permiten reconocer cualquier apertura no autorizada. Cuando esto ocurre, la alarma se dispara.
  • Perimetrales. También llamados sensores de movimiento exterior. Como su nombre lo indica, tienen la función de identificar a los posibles intrusos en el perímetro de la propiedad. Esto suministra un mayor margen de tiempo para que la policía llegue antes de que se produzca la invasión al hogar.

Panel de control

Es el cerebro del sistema de seguridad. Sus funciones básicas son:

  • Recibir la información de los detectores y sensores y enviarlo a la CRA en caso de emergencia.
  • Mantener una comunicación constante con la CRA.
  • Enviar a la CRA el salto de alarma.
  • Ofrecer opciones de configuración del sistema.

Recomendaciones relacionadas con el panel de control

Siendo el panel de control un elemento crítico de la alarma, deberás elegir con cuidado el punto donde lo colocarás.

Cada vez más casas y locales comerciales cuentan con sistemas de protección. Los ladrones saben eso, y lo primero que harán al invadir una propiedad será buscar el panel de control para desactivarlo o destruirlo. Si lo logran, interrumpirán la comunicación con la CRA. Para que algo así no suceda, es importante colocarlo en un lugar oculto al que no se pueda acceder fácilmente.

Es verdad que el invasor no podrá impedir que la CRA sea notificada sobre la presencia de extraños en tu hogar o negocio. Sin embargo, si logran deshabilitar el sistema antes de comenzar con sus operaciones ilícitas, se perderá valiosa evidencia que podría incriminarlos en caso de que la policía no los detenga en flagrancia.

A fin de que el cerebro de alarma permanezca en buenas condiciones durante mucho tiempo, deberás mantenerlo en el interior de tu hogar, en un punto donde no le lleguen directamente los rayos del sol y esté alejado de superficies y espacios húmedos.

Mando a distancia

Se trata de un control remoto utilizado para activar y desactivar total o parcialmente la alarma de tu inmueble. Todo sin necesidad de aproximarse al panel de control. Además, tiene un tamaño muy reducido, lo que te permitirá llevarlo contigo a cualquier lugar.

Algunos mandos a distancia tienen un comportamiento bidireccional. Es decir, no solo permiten dar instrucciones al panel de control, sino también, recibir información del mismo. La pantalla de tales dispositivos te informa si se produjo alguna alerta en tu ausencia y te da la posibilidad de verificar el estado general del sistema.

Sin duda, una característica muy valiosa del mando a distancia sale a relucir en el momento de la emergencia. Si estás en tu casa o en tu establecimiento cuando se produce la invasión, puedes enviar una discreta señal de SOS a la CRA. Ellos la recibirán y lo notificarán inmediatamente a las autoridades.

 

 

Normativa de las alarmas grado 2

Por ley, las alarmas grado 2 deben estar conectadas a una central que tenga línea directa con las fuerzas policíacas. Para que esto sea posible, es imprescindible que cumplan con la siguiente normativa:

  • Las empresas que se dedican a la instalación y mantenimiento de sistemas electrónicos con grados de seguridad 2 y 3 deben inscribirse en la Dirección General de Seguridad Pública.
  • Los sistemas de alarma deben de cumplir con una homologación que garantice las mínimas condiciones de seguridad requeridas para el tipo de propiedad que protegen.
  • Las fuerzas policíacas acudirán al domicilio siempre y cuando haya fotos o secuencias de vídeo que corroboren que la alarma sea auténtica, o un mínimo de tres detectores hayan identificado actividad sospechosa en el inmueble en un plazo menor a treinta minutos.

¿Realmente existen las alarmas grado 2 sin cuotas?

Para que una alarma sea de grado 2, debe estar conectada de manera ininterrumpida con una CRA. Este no es un servicio gratuito, requiere pagar de una tarifa mensual que cubra los gastos de conexión y mantenimiento.

Por consiguiente, no encontrarás alarmas con los grados de seguridad 2 y 3 que no impliquen un desembolso periódico. Así que no confíes en los proveedores que te ofrecen supuestos sistemas de grado 2 libres de cuotas.

Eligiendo la alarma ideal para tu hogar o establecimiento

En el mercado existen muchas alarmas grado 2 con excelentes prestaciones. Para encontrar la más adecuada, debes tener bien claras qué es lo que realmente necesitas y de cuales características puedes prescindir. Hablemos de prestaciones que pueden hacer la diferencia.

Más de un canal de comunicación. Para comunicarse contigo y con la CRA, los sistemas de seguridad ofrecen diferentes vías: a través de la línea fija, la red GSM y la telefonía IP. Es recomendable elegir un sistema que maneje al menos dos canales. Así habrá una alternativa en caso de que falle uno de ellos.

Cobertura inalámbrica. Si adquieres una alarma con sensores inalámbricos, no tendrás que tender cables por toda tu casa o local comercial. Solo asegúrate que tengan suficiente rango de acción para abarcar todo el radio de tu casa. Al mismo tiempo, presta atención a la duración de las baterías de los periféricos. Para resistir los intentos de sabotaje cibernético, estos dispositivos deben poseer, además, encriptación de alta seguridad, capacidad para cambiar de canales de comunicación según sea necesario, y mecanismos de detección y notificación de intentos de manipulación física o digital.

Protección contra falsas alarmas. Sin los sensores adecuados, la alerta podría activarse ante el movimiento de tus perros y gatos. Por eso es importante recurrir a un producto cuyos componentes físicos y programación le permitan pasar por alto la actividad de tus mascotas.

Información pormenorizada de los sensores. El panel de control debería brindarte información detallada sobre lo que ocurre en tu propiedad. De esta manera, si un sensor dispara la alarma, un simple vistazo a la pantalla debería indicarte de cuál se trata. También es muy útil que el panel te indique el nivel de la batería de cada uno. De hecho, algunos modelos permiten asignar un nombre para casa sensor para facilitar estas acciones.

Apto para el clima de tu región. Los sensores de flujo de calor son muy útiles para detectar la presencia de un intruso en la oscuridad. Sin embargo, debes tener presente que no todos trabajan en climas extremos (muy fríos o muy calurosos). Para asegurarte de que este método de detección funcionará bien en el lugar donde vives, consulta las especificaciones del fabricante.

Control mediante aplicación móvil. Algunos modelos permiten operar la alarma desde tu dispositivo móvil. Solo hace falta instalar la aplicación correspondiente. Tareas como activar y desactivar la protección, consultar el historial de conexiones, verificar cualquier falla o conocer el estado de la batería de los sensores son más fáciles gracias a este beneficio.

Actualizaciones. Los sistemas de alarma son sistemas informáticos, controlados por un software. Asegúrate de que el fabricante ofrezca actualizaciones periódicas para corregir fallas en la seguridad y optimizar el funcionamiento de tu equipo. De lo contrario, este podría volverse obsoleto y vulnerable en relativamente poco tiempo.

Prestaciones extras. Si bien la prioridad es que tu sistema detecte intrusos, también resulta muy útil adquirir un aparato que te avise en caso de que se produzca un incendio o una inundación, entre otras posibilidades.

Cómo instalar un sistema de alarmas grado 2

Para llevar a cabo la instalación de una alarma de grado 2 en tu propiedad, es obligatorio que un profesional lo haga personalmente. Como vimos antes, es parte de la normativa vigente.

Las tareas del instalador incluyen verificar que todos los componentes del sistema funcionan correctamente, comprobar que la conexión a la CRA es adecuada, y explicar al propietario como operar y configurar el sistema.