Videovigilancia y CCTV en 2017

Compara entre las mejores ofertas de videovigilancia y
ahorra hasta un 40% en tu sistema de CCTV

Hemos investigado el sector de las cámaras de vigilancia para darte la información más detallada y ofrecerte descuentos que hemos negociado con las mejores empresas del sector de la vídeoseguridad. ¡Echa un vistazo!

Actualizado: 20/07/2017

Cuando hablamos de proteger a nuestra familia y casa o negocio, queremos disponer siempre de lo mejor a lo que podamos acceder. La videovigilancia se ha ido estableciendo como una tecnología que actúa como un gran complemento a una alarma, y es la guinda de aquellas partes que componen un sistema de seguridad integral.

Aquí te presentamos las mejores empresas que proporcionan servicios de cámaras de seguridad a todas las escalas, así como la información más completa para que puedas elegir con el mejor criterio.

Pide presupuestos personalizados a las empresas sin compromiso alguno. Todas estas empresas gozan de gran reputación en el sector de la vídeo vigilancia y están autorizadas por el gobierno central para empeñar tan delicada tarea.

O echa un vistazo a nuestra guía, donde puedes informarte de todo lo que compone esta parte tan importante de la seguridad.

Estas son las mejores empresas de videovigilancia en 2017:

Introducción

La lectura de esta guía proporcionará una visión completa sobre aspectos importantes de los sistemas actuales video-vigilancia o CCTV.  Trataremos todos los elementos que rodean a esta tecnología y los servicios existentes. Desde los más temas más básicos hasta los más complejos: su definición, su historia y origen, tipos de dispositivos que se emplean, las ventajas, beneficios, legalidad, etc.

El avance tecnológico ha dado la oportunidad a muchas empresas de disponer de nuevas herramientas y cámaras de vigilancia más asequibles, para mejorar su competitividad.  Algo que resulta muy beneficioso un mercado cada vez más saturado. Teniendo presente que la incorporación de sistemas video-vigilancia incide directamente en la mejora del servicio al cliente.  Gracias a ese avance tecnológico, las instalaciones de estructuras de video-vigilancia son cada vez menos complicadas, más económicas y requieren menos esfuerzo.  Sin olvidar su gran flexibilidad. ¡Las posibilidades de diseño de los sistemas de vigilancia actuales, son casi infinitas!

Hoy en día, existen principalmente dos usos de la videovigilancia: para la seguridad pública y la privada. No obstante, hay que mencionar que la video-vigilancia no es un concepto aislado, sino que está relacionado con muchas facetas, haciendo más difícil su clasificación. Pero esta pequeña guía está pensada para tanto para propietarios de negocios, empleados e incluso puede ser interesante para los propios clientes. El sistema de video-vigilancia o tecnología de Circuito Cerrado de Televisión (CCTV), ha extendido su uso en los últimos años en todo el mundo. Existen ciertos aspectos que pueden ser de vital importancia para sacarle el máximo partido y disponer del suficiente conocimiento para no cometer infracciones respecto al cumplimento de la normativa vigente.

Definición de vídeo vigilancia

Las letras que forman las siglas CCTV significan, literalmente, “circuito cerrado de televisión”. Sencillamente, se trata de un sistema de vigilancia visual cuya función principal es la detección de situaciones peligrosas.

El simple hecho de disponer de un sistema de video vigilancia, más aún si va acompañado por un sistema de alarma, sirve para alejar a posibles delincuentes. Para ello se pueden instalar cámaras de grabación fijas o móviles, para captar imágenes en los lugares más estratégicos.  El principal requisito de cualquier sistema de CCTV que se instale, es la capacidad de proporcionar imágenes lo más nítidas posible. Deben ser cámaras que graben con una gran calidad a pesar que se encuentren bajo condiciones desfavorables como la existencia de poca luz.

Las imágenes pueden verse de forma directa en los monitores centrales y también quedan grabadas para su posterior consulta mediante registros. Y ahora, con la incorporación de Internet, se pueden conectar las cámaras a una red IP para visualizar las imágenes desde cualquier punto remoto en tiempo real.

Las imágenes se pueden enviar a una red local o directamente a Internet. En la actualidad se suelen combinar el uso del sistema tradicional de CCTV de circuito cerrado con la tecnología de video-vigilancia IP. Es decir, existe la posibilidad de la supervisión de imágenes de forma local o remota sin que sean incompatibles.

Las cámaras de vigilancia IP son muy fáciles de instalar y muy flexibles, adaptándose a cualquier sistema de video-vigilancia ya instalado y a cualquier necesidad empresarial o particular.

Historia de la videovigilancia o CCTV

Tal como mencionan algunos de los sociólogos y criminólogos más respectados en temas de seguridad ciudadana, como Clive Norris o Gavy Armstrong, la vigilancia es uno de los elementos más importantes de las sociedades avanzadas. Será la herramienta tecnológica más representativa de las ciudades del futuro. Pero.... ¿Cuándo surge el concepto de video-vigilancia como lo conocemos actualmente?

Su origen se remonta a los años 50, cuando la tecnología de la información y comunicaciones empieza a desarrollarse y expandirse. En sus inicios, las cámaras que se instalaban eran usadas para la vigilancia del tráfico, de los bancos y ya se usaban en algunas tiendas. No obstante, no sería hasta los años 60 cuando verdaderamente se empezó a usar de modo masivo en las principales ciudades de Estados Unidos y Gran Bretaña.

Esto, según los especialistas, ocurrió debido al aumento progresivo de la población en las ciudades junto a la aparición de niveles altos de criminalidad. Aunque curiosamente, el uso de CCTV se desarrolló con mayor ímpetu en Reino Unido, que contaba ya en los años 80 con una media de 500 cámaras de vigilancia instaladas por semana. Se dieron cuenta de que era la mejor forma de evitar robos, vigilar la seguridad de eventos, hospitales, tráfico y hasta fueron poco a poco usándose en propiedades privadas y empresas.

A finales de los años 90, la tecnología empleada en los sistemas de video-vigilancia empezó a avanzar significativamente hasta nuestros días. Desarrollándose sistemas más accesibles como el Multiplexing digital que permitía grabar al mismo tiempo en varias cámaras distintas. Desde entonces el sistema de video-vigilancia no ha hecho más que mejorar, sobre todo desde el ataque al World Trade Center en el año 2001. Muchos de los sistemas utilizados para la seguridad fueron insuficientes. Algo que hizo saltar las alarmas y obligó a pensar en nuevas formas más avanzadas de seguridad.

Por último, debemos mencionar que, si bien el uso del sistema de video-vigilancia es tan positivo en numerosos aspectos, también puede atentar contra el derecho de privacidad. Este es el eterno debate. Por ello, de forma paralela se ha ido desarrollando una legislación que trata de regular su uso en pro del respeto al derecho a la intimidad. Y, como el desarrollo de la tecnología es imparable, provocará que se produzcan nuevos cambios en su legislación. Esto ya ocurre con los nuevos elementos que forman parte del sistema de videovigilancia que empiezan a usarse masivamente, como el reconocimiento facial, grabación de sonidos, identificador de matrículas, etc.

Beneficios y ventajas ante la instalación de cámaras de vigilancia

Los sistemas de video-vigilancia actuales se han convertido en un servicio prácticamente indispensable tanto para empresas como para el uso particular. Además, cada vez se ofrecen soluciones más completas, eficientes y flexibles.

La principal ventaja es que los precios de estos servicios son mucho más asequibles y se pueden adaptar al bolsillo de cualquier persona. Los principales beneficios funcionales de un sistema de circuito cerrado son los siguientes:

  • Evitar robos. La mayoría de delincuentes se lo piensan dos veces antes de robar en casas o empresas donde haya instalados sistemas de video-vigilancia.
  • Para el registro legal de delincuencia. Es una de las ventajas más beneficiosas de cara a la protección de cualquier ciudadano. Si se produce un robo, una agresión o incluso un crimen, se podrá acceder rápidamente a los ficheros de seguridad creados.
  • Es especialmente beneficioso para negocios grandes. En la actualidad es muy fácil instalar cámaras de vigilancia conectadas a una red para proteger áreas extensas. Las empresas podrán reducir el costo en materia de seguridad, ya que solo tendrán que instalar una centralita y contratar a una sola persona encargada de la visión del monitoreo.
  • Acceso a la información de seguridad desde cualquier lugar. Gracias al uso de internet y la aparición de dispositivos móviles cada vez más potentes, cualquier persona puede tener acceso a las imágenes que emiten las cámaras de seguridad de forma online. De esa forma se podrán vigilar negocios o viviendas de forma remota e incluso activar determinados protocolos de alarmas.

Funciones más importantes de la video-vigilancia

El sistema de video-vigilancia es usado, básicamente, para control y vigilancia de una determinada área. Suele usarse para obtener control sobre cualquier acceso, para la vigilancia de una vivienda, para la protección de productos expuestos para vender, prevención de robos internos, controlar los horarios y las salidas del personal, proteger mercancías, evitar fraudes en cajas, así como en el uso tarjetas de créditos, para controlar el tráfico e incluso como herramienta para la prevención de incendios.

Estas son las aplicaciones más comunes en la actualidad en distintas áreas:

  • En el comercio. Se usa para evitar robos de productos, para mejorar la seguridad de clientes y empleados, vigilar el acceso a entradas, vigilar mercancías, optimizar la gestión de grupos de locales, para el control de pago en caja, etc.
  • En el sector de transportes. La principal función de las cámaras de vigilancia es la de proteger a empleados y pasajeros para evitar fundamentalmente, hurtos o agresiones. Las cámaras de autobuses, trenes, aviones, estaciones, aeropuertos…están conectada a un centro vigilado de operaciones que en muchos casos son directamente manejadas por las autoridades públicas.
  • Uso para la vigilancia de actividades bancarias y financieras. Su instalación en bancos permite la supervisión de los cajeros automáticos, así como en los mostradores. No solo se usa como objeto persuasivo contra robos, sino que también puede servir para revisar errores en operaciones bancarias, evitar daños de cajeros expuestos en exteriores, como registros de operaciones financieras importantes…

Por ejemplo, imagínese que un día ingreso una determinada cantidad de dinero en un cajero, pero existió un error y no quedo registrada la operación. A la mañana siguiente, usted acude al banco para informar de lo sucedido. La sucursal al tener un registro de vigilancia podrá constatar que usted estuvo en el cajero en la hora indicada y podrá verificar el error.

  • Uso para la vigilancia urbana. Suele instarle en parques, calles principales, exposiciones públicas, centros deportivos, en instalaciones para conciertos o cualquier otro tipo de evento… Lo cierto es que cada vez son más usadas. Principalmente permiten el cuidado de mobiliario urbano. Pueden ser un arma muy eficaz para cualquier clase de vandalismo.
  • Ideal para vigilar colegios, institutos o universidades. Mejorará la seguridad del profesorado y alumnado. Puede ser un arma muy eficaz contra el “bullying”. Suelen instalarse en los pasillos o accesos principales. También suelen colocarse dentro del aula, en centros más conflictivos.
  • Seguridad ciudadana y asuntos relacionados con el gobierno. Las cámaras de seguridad son utilizadas por el gobierno para el control fronterizo y para la vigilancia de cualquier tipo de edificio gubernamental. Se emplea en infinidad de asuntos relacionados con la ley y también para la protección de ciudadanos y turistas.
  • Área sanitaria. Sirve para crear áreas más seguras y confortables para pacientes, familiares y personal. Se colocan tanto en salas de urgencia, pasillos como en las salas de suministros médicos para evitar robos. Sin duda, ayuda a mejorar el rendimiento de la inversión sanitaria.
  • Petróleo. En este sector el sistema de videovigilancia sirve para proteger las instalaciones de posibles ataques externos o averías que puedan ocasionar episodios desastrosos de contaminación y seguridad medioambiental. No hay que olvidar que en este tipo se sectores de gran riesgo, es fundamental disponer de control de seguridad para evitar catástrofes. En la actualidad se instalan cámaras de vigilancia incluso a lo largo de los miles de kilómetros de tuberías que transportan materiales inflamables y peligrosos.
  • En el sector industrial. Se usa para vigilar grandes espacios como aparcamientos, centros de trabajo, plantaciones, naves industriales, maquinarias. Normalmente se supervisan a tiempo real y de forma remota. Ayuda a prevenir robos, incendios, fallos de maquinaria o de producción, etc.
  • En el ámbito privado y residencial. Son colocadas en viviendas unifamiliares o en comunidades de vecinos para el control de accesos, pasillos o en cualquier punto de interés. Evita robos y actos vandálicos contra el mobiliario común.
  • Uso en marketing. El uso de video vigilancia en esta área es muy interesante. Normalmente su análisis se efectúa con las muestras recogidas en comercios. Se analiza determinados hábitos del consumidor y ayuda a los comerciantes a mejorar sus estrategias.

 

Componentes y características de un sistema de CCTV

En este apartado vamos a ofrecerle información detallada sobre los elementos que componen un sistema de videovigilancia y algunos consejos para su elección. Le ayudará a tener una visión más amplia para su instalación y espero que le sirva resolver cualquier duda.

Los elementos que componen el sistema de circuito cerrado disponen de unas funciones muy específicas y fáciles de entender. En primer lugar, tendremos que instalar cámaras profesionales con unos requisitos especiales. Las cámaras que se usan para la video-vigilancia son más sensibles a la luz y pueden captar imágenes en zonas poco iluminadas con la calidad suficiente. Del mismo modo que también tienen la facilidad de grabar con la nitidez necesaria en áreas donde la exposición al sol sea de máxima intensidad. Aunque suelen instalarse también con elementos protectores llamados viseras. Quizás también se necesite accesorios que permita dar movimiento a la cámara de vigilancia para tomar imágenes a ambos lados, hacia arriba o hacia abajo. Dependiendo de las necesidades del lugar.

El segundo elemento importante en un sistema de video vigilancia es el monitor. Las imágenes captadas son transmitidas a un monitor o monitores que suelen colocarse estratégicamente en el edificio, como centro de operaciones. Para ello también será necesario la instalación de cable coaxial o pares trenzados. Por último, se necesitará un sistema de procesamiento y grabación de datos. No obstante, la tecnología actual sigue avanzando y cada vez será más usual en las instalaciones disponer de cámaras sin cable y de almacenamiento de datos de forma virtual. Algo que veremos con mayor detalle más adelante.  De momento, a continuación, vamos a detallar con más precisión las características de estos elementos.

Las cámaras de circuito cerrado

Vamos empezar a establecer puntos de referencia para su compresión global y también ofreceremos información sobre los tipos de cámaras de vigilancia que existen en el mercado actual; Este conocimiento básico le ayudará en la elección de la tecnología más idónea para su circuito de video-vigilancia que tiene pensado.

Nota: las características que vamos a mencionar varían según los modelos y marcas existentes.

Características principales

  • Sensibilidad: Este valor proporciona la mayor o menor capacidad para la reproducción de imágenes en condiciones donde exista poca iluminación. Para poder elegir la cámara ideal para su negocio o vivienda tendrá que fijarse los parámetros medidos en LUX. Podrá observar como las cámaras en blanco y negro solo tienen 0,01 LUX, mientras que las cámaras a color pueden tener valores del 0,1 a 1 LUX, dependiendo de su calidad. Cuanto mayor sea el parámetro, mejor será a sensibilidad de la cámara elegida y por consiguiente obtendremos mayor nitidez de que no existe demasiada iluminación.
  • Resolución: Con esta medida estamos podremos saber qué cámara tiene mayor calidad a la hora de recoger la imagen. Se recomienda elegirla con el mayor número de píxeles para obtener imágenes más detalladas. Las cámaras profesionales contienen hasta 550 TVL frente a las cámaras estándar que no sobrepasan las 380 líneas de resolución. Es aconsejable utilizar cámaras que tengan al menos 420TVL.
  • Iris electrónico: Lo encontrarás en las instrucciones de la cámara con la sigla AES, cuyas letras significan en inglés, automatic electronic shutter. Para entender este concepto podemos decir que es el elemento capaz de controlar de forma automática la cantidad de luz que queremos que penetre en la cámara. En este elemento prima que sea mayor la velocidad de control para que las imágenes obtenidas en condiciones de luz brillantes sean de la mayor calidad posible. Entre los modelos de cámaras existentes, el iris electrónico puede varias entre 1/60 a 1/100.000. Hay que mencionar que este elemento es similar a las lentes autoiris aunque su rango es mucho menor ya que este tipo de cámaras suelen usarse solo en interiores.  También existen en mercado un tipo de lentes llamadas varifocales que permiten definir de forma manual el campo de visión.
  • Montaje de lentes: Algunas cámaras profesionales están diseñadas para que puedan colocarse distintos tipos de lentes para usarse en distintas condiciones. Por eso es importante saber los tipos de lentes que existen en el mercado para su buena elección. Básicamente, existen dos tipos de lentes, C y CS. La principal diferencia entre ambas es la distancia focal posterior mecánica entre la base de la lente y el área de enfoque. Para las lentes tipo C la distancia es de unos 17,526 mm y para las CS es de 12,50mm. Las más utilizadas don las lentes CS con formato 1/3”.
  • Compensación de luz trasera: Este parámetro viene en muchas instrucciones de cámaras bajo el concepto en ingles BLC, Back-Light Compensation. Es una característica muy funcional. Ayuda a visualizar objetos que por determinadas circunstancias tienen una luz brillante atrás. Ayuda a ver con mayor calidad el objeto o la persona, sin que su imagen se convierta en una simple silueta negra.

Tipos de cámaras de seguridad

Estos son los principales tipos de cámaras que existen en el mercado y que ofrecen distintas opciones en el mundo de la vídeovigilancia.

Nota: Existen cámaras que reúnen varias tipologías al mismo tiempo. Por ejemplo, puedes encontrar una cámara IP, anti-vandálica y con infrarrojos.

  • Interior. Las cámaras de interior son las más básicas y económicas. Al encontrarse en el interior no necesitan carcasa para protegerlas de las condiciones atmosféricas y por lo general, las condiciones de grabación son mucho más sencillas. Por otro lado, requieren mucho menos mantenimiento.
  • Cámaras de infrarrojos. También son llamadas cámaras de visión nocturna. Este tipo de dispositivos son utilizados para lugares donde existe muy poca iluminación y necesitan estar vigilados sobre todo durante la noche. Generalmente, son cámaras que graban durante el día de forma normal, pero por la noche, encienden de forma automática su dispositivo de infrarrojos para seguir grabando con la misma calidad.
  • Cámaras anti-vandálicas. Las cámaras exteriores necesitan una serie de protecciones para salvaguardar su durabilidad ante las inclemencias climatológicas. No obstante, este tipo de cámaras poseen un grado mayor de elementos protectores que impiden que sean rotas ante posibles actos vandálicos. Por ejemplo, disponen de carcasas muy resistentes y son capaces de seguir grabando, aunque la golpeen. Son muy usadas en bares, discotecas, conciertos, parkings…
  • Cámaras en movimiento y zoom. Son usadas sobre todo en grandes superficies donde una persona es encargada de monitorizar las imágenes grabadas y puede manejar el zoom de forma remota. Este empleado puede enfocar el área que necesite.
  • Cámaras IP. Se diferencian del resto simplemente porque pueden conectarse directamente a internet y la imagen puede consultarse de forma remota en cualquier tipo de dispositivo ya sea un portátil, móvil, tablet… Aunque esta simple explicación no corresponde con las grandes y variadas utilidades que puede ofrecer esta nueva tecnología.

Normalmente es un sistema que no está tan supeditado a la existencia de una centralita de monitores, aunque es totalmente compatible.  Una de las ventajas a parte del monitoreo remoto es la facilidad para almacenamiento de datos y su posterior consulta. Y además se les incorpora otras soluciones muy funcionales para la video-vigilancia como puede ser el reconocimiento de matrículas, detectores de movimiento o humo, etc. Se pueden programar para comenzar a grabar a una determinada hora, incluso incorpora software para poder comunicarse a distancia con las personas que están inspeccionando el lugar ante un evento sospechoso. También disponen de sistema de alertas mediante el envío correo electrónico.

Las cámaras IP son más fáciles instalar si además se necesita agregar toda clase de dispositivos externos como detectores de movimiento, de humo, para rotura de cristales...etc.

Elección del monitor

Seguramente cuando se menciona la palabra monitor dentro del sistema de video-vigilancia, cualquier persona se acuerde de cualquier escena de película donde un guarda de seguridad vigila unas instalaciones rodeado de varios monitores y unos cuantos botones. Esa imagen coincide con al realidad. Esa es la estructura que suele tener una centralita de monitores de vigilancia.  Y si eres un poco más observador te habrás dado cuanta como en pocas décadas las prestaciones de los monitores también ha cambiado muchísimo. Algo que hemos podido observar en el cine.

Básicamente para la elección se pueden dividir en dos grandes grupos, monitores en blanco y negro o monitores a color. Normalmente los monitores más utilizados son en blanco y negro ya que ofrecen una mayor resolución y son más económicos. Aunque el color es un factor muy importante ya que ofrecen un mayor grado de detalle que puede ayudar a resolver situaciones conflictivas de seguridad. Otra de las características importante a la hora de la elección de los monitores es el tamaño de la pantalla. El monitor más pequeño que puedes encontrar en el mercado es de 5” aproximadamente, similar a la de la pantalla de un smartphone. Aunque existen monitores de más de 20”. La elección del tamaño dependerá del espacio disponible para el monitoreo, las necesidades especiales de vigilancia y el presupuesto.

Elementos para la trasmisión de imágenes

La trasmisión de las imágenes captadas por las cámaras hacia el monitor se realiza de dos formas:

Por cable coaxial. Este tipo de cable ha sido fabricado con un blindaje que lo aísla de cualquier interferencia electromagnética. Aunque no es muy eficiente contra la radiación de las redes eléctricas por lo que es conveniente que su instalación se encuentre alejada más de 30 cm, como mínimo, de cualquier cable eléctrico. Cuando se dan este tipo de interferencias se puede observar las típicas barras o líneas horizontales que aparecen en el monitor. Para la instalación de sistemas de CCTV que necesiten más de 200 metros de cableado, se recomienda la trasmisión a través de par trenzado en lugar de cable coaxial.

Por enlace inalámbrico. Este tipo de trasmisión de imágenes no necesita ningún tipo de cableado. Los enlaces inalámbricos pueden trasmitir la señal de la cámara al monitor en una distancia que va desde los 100 hasta los 8.000m. Es un sistema que también se usa para trasmitir el audio o para el control PTZ. Es muy parecido a la trasmisión de datos por IP aunque puede usarse sin internet.

El procesamiento de datos

Una vez que recibimos las imágenes y los sonidos de las cámaras de seguridad, necesitamos contar con una serie de funciones para el procesamiento de esos datos que den una mayor utilidad a las instalaciones de CCTV.  Para ello deberás contar con los siguientes elementos:

  • Funciones del Quad y el secuenciador. Como la mayoría de sistemas CCTV solo cuentan con un solo monitor para varias cámaras de vigilancia. Se necesita un aparato que pueda ir mostrando las señales de cada una de las cámaras para que el operador pueda elegirlas cuando las necesites. A este sistema se le llama el secuenciador. No obstante, no se trata de uno de los sistemas más aconsejables. Ya que se necesita disponer de una gran atención para no perder ninguna escena importante.

Por ello y ante la necesidad de encontrar un sistema que facilitara esta tarea, surque los sistemas compresores de videos digitales, también conocidos como Quad. Mediante esta tecnología pueden verse múltiples imágenes en una sola pantalla. Aunque para sacarle el máximo partido, el monitor tendrá que tener unas proporciones adecuadas.  Los compresores QUAD, son ideales para visualizar como máximo de 4 cámaras.

  • Equipo de grabación. Resulta fundamental y necesario disponer de un equipo de grabación donde almacenar las imágenes para su uso posterior. Las imágenes suelen ser revidadas para hacer una evaluación ante un suceso conflictivo. En la actualidad se utiliza la grabación digital que presenta muchas más ventajas que el antiguo sistema de cinta magnética. Sin olvidar que la cinta se solía estropear por el uso y con el paso del tiempo. Fundamentalmente, ofrece una mayor calidad de imagen y se necesita mínimo espacio de almacenamiento. Además, las ventajas pueden aumentar si se utiliza grabaciones a través de las redes IP. Los tipos de archivos que más se utilizan para guardar grabaciones son MPEG-1, MPEG-2, MPEG-4 y WAVELET. Son sistemas que ofrecen suficiente calidad de imagen para el sistema de video-vigilancia. Los equipos que se instalan para la grabación digital se llaman DVR y aceptan hasta las grabaciones de más de 50 cámaras al mismo tiempo.
  • Equipo de análisis de video. La tecnología también ha avanzado en este sector. Existen programas avanzados que ayudan a la detención de determinadas escenas sin tener que visualizar una por una las imágenes guardadas. Esto es posible gracias a la utilización de algoritmos avanzados que permiten buscar en las imágenes captadas algunos de los parámetros más útiles en sistemas de seguridad. Por ejemplo, pueden detectar los movimientos, se pueden buscar datos por reconocimiento facial, detectar objetos abandonados, puede contar el número de personas que han entrado o salido de un edificio o zona, e incluso advertir de ciertos comportamientos sospechosos.

Otras opciones de componentes para el equipo de video-vigilancia

A día de hoy, las cámaras IP están ganando la batalla al sistema de vigilancia CCTV.  Poco a poco van reemplazando al circuito cerrado analógico, y de cara a un futuro muy cercano serán parte importante de los elementos que constituyan a las ciudades inteligentes. El sistema de vigilancia del futuro se convertirá en una herramienta fundamental para la sociedad. Existirán centrales donde se vigilará constantemente a las imágenes producidas por cámaras IP. Serán utilizadas para temas de energía, salud, tránsito, transporte, monitorear la contaminación, el ruido…Se percibe que su uso junto con las aplicaciones para móviles, hará que se convierta en una herramienta imprescindible para cualquier tipo de empresas, para temas de seguridad ciudadana y para un uso particular.

En muchas ciudades se empezarán a instalar dispositivos para el despliegue de mapas 3D a tiempo real.  Algo que será genial sobre todo para los turistas. Se podrá consultar cualquier tipo de información referente a eventos, estado de tráfico, e incluso constituirá un escaparate idóneo para la publicidad de las tiendas locales.  Sin olvidar que en estos mapas también se incorporarán elementos de seguridad ciudadana. Se instalarán pantallas en los principales puntos de la ciudad como hospitales, plazas, estaciones, ayuntamientos para trasmitir información por las autoridades. Permitiendo a los ciudadanos elegir diferentes opciones según sus necesidades. Y tal como está ocurriendo hoy, las redes sociales serán el enlace perfecto entre los móviles, los medios de comunicación y los sistemas de vigilancia. ¿Te imaginas que pudieras encontrar una llave perdida fácilmente con un avanzado sistema de vigilancia ciudadana gracias también al desarrollo del sistema GPS?

Los peatones de las grandes ciudades estarán más seguros que nunca. Si transitan por calles conflictivas y en horas de más riesgo, al sufrir una agresión, se dispondrán sistemas de vigilancia que se conecten con el móvil de la víctima y pueda emitir una señal de auxilio. Aunque este sistema se irá implantado poco a poco en las ciudades, existen en la actualidad novedosas opciones de video-vigilancia como las que vamos a describirte a continuación que nos recuerda que pronto toda esa tecnología irá formando parte de nuestro día a día.

  • Reconocimiento biométrico facial: Existen cámaras que pueden reconocer a las personas que acceden a un determinado lugar mediante un sistema inteligente a base de datos creados previamente. Este sistema se está utilizando en la actualidad para dar acceso a personas autorizadas a áreas restringidas. Curiosamente esta tecnología ya existía en 1998 en Newham, un municipio londinense.
  • Video as a Service. Conocido como el sistema VaaS. Podríamos decir que se trata de un soporte “multidisciplinar de comunicación visual” de alta conectividad y capacidad. Y aunque en un principio su diseño fue creado para crear reuniones virtuales, en la actualidad también empieza a utilizarse en temas de seguridad. Muchas empresas empiezan a ofrecer servicios de video-vigilancia y seguridad VaaS desde “Cloud”, ofreciendo un soporte muy funcional donde pueden descargarse hasta actualizaciones de forma sencilla. De esa forma las empresas que necesiten un sistema de video-vigilancia y estén interesadas también en este sistema solo necesitará conexión a internet, una cámara y algún dispositivo como PC, Smartphone, Tablet…. para el procesamiento de las imágenes.
  • Localizador de sonidos. Esta tecnología se está integrando en los sistemas de video de seguridad y es tan popular como el reconocimiento facial. Pero a pesar que el reconocimiento de voz, puede constituir un elemento importante y decisivo para el sistema de videovigilancia, la legislación actual referida a los derechos de intimidad no ve con buenos todavía con buenos ojos la grabación de conversaciones privadas. Su uso está prohibido en muchos países.
  • Cámaras de video-vigilancia con software para escanear matriculas. Son utilizadas en muchas ciudades por la policía. Tienen la capacidad de escanear 200 matrículas por minuto. Estos datos quedan registrados en el ordenador del vehículo y el agente puede comprobar información detallada sobre vehículos robados, sanciones, información de ITV. Son también muy utilizados para la vigilancia de aparcamientos privados.
  • Drones con cámaras y otros dispositivos para el sistema de video-vigilancia. Son muchas las empresas dedicadas a este sector que están presentados modelos de cámaras “voladoras” que permitirá vigilar cualquier superficie por el aire a tiempo real. A los drones se le irán incorporando multitud de funciones que potenciarán la seguridad de cualquier edificio. En la actualidad los drones con cámaras de vigilancia ya se están usando para el control de fronteras, pero muy pronto lo veremos operando en grandes superficies comerciales.

Regulación y legalidad

Con la aparición de la tecnología CCTV y las cámaras de video-vigilancia IP, también surgen cuestiones éticas y preocupaciones relacionadas con la protección de la privacidad. Y principalmente el debate se centra entre el uso de esta tecnología para un bien común en materia de seguridad ciudadana y empresarial; en contraposición de la existencia del derecho a la privacidad.

Problemas éticos del CCTV

Las distintas posturas llegan a conciliarse mediante la legislación vigente, aunque en esta materia existen muchos aspectos que mejorar. Siendo algo totalmente necesario porque a pesar de que los políticos traten de calmar al ciudadano explicando que la presencia de los distintos sistemas de vigilancia solo constituye un peligro para los malhechores, hay que tener presente que un uso indebido puede representar una transgresión de los derechos de intimidad del ciudadano.

En muchos países se empieza a desarrollar una legislación especial para de subsanar aspectos relacionado con el uso de esta tecnología y la protección de la intimidad e información personal. Y en general existe una gran preocupación por las posibilidades de la utilización de las imágenes de forma abusiva y para beneficios personales. Por ejemplo, en el hipotético caso que fueran utilizados para realizar sobornos o coartar la libertad de expresión y de movimiento del individuo. Algo que cobra más sentido con el uso de la grabación de sonido y hace que las grabaciones de audio si estén totalmente prohibidas en muchos lugares.

La recolección de imágenes, verdaderamente, se ha convertido un tema ético muy controvertido. Y aunque en la mayoría de países existe una legislación que ofrece un código de prácticas para la video vigilancia que busca el fomento de su buen uso, muchas de las empresas privadas, organismos y particulares, desconocen aspectos muy importantes relacionado con el respecto al derecho de intimidad.

Legislación

Asistimos a una avalancha provocada por el uso masivo de las cámaras de vigilancia. Algo que hace que lleguen a producirse usos indebidos, sobre todo por el no conocimiento de ciertas limitaciones. No obstante, existen tanto una legislación como diferentes códigos para un uso regulado que ha sido establecido con contundencia por la Agencia Nacional de Protección de datos. Pero hay que advertir que, para muchos especialistas, tanto las normas como los protocolos de actuación en video-vigilancia pueden llegar a ser contradictorios en cuestión de las necesidades de seguridad.

El sistema de video-vigilancia dispone de una regulación específica cuando es desarrollada por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.  Y, por otro lado, la seguridad privada aparece regulada por la Ley 23/1992 del 30 de julio y la Instrucción 1/2006 del 8 de noviembre realizada por la Agencia de Protección de Datos. Pero, además, como esta tecnología avanza tan rápido y va apareciendo constantemente nuevos usos, la propia Agencia Nacional de Protección de datos también ha establecido un marco normativo adicional. Pero, lo más importante es saber cómo aplicar esas normas relacionadas con las distintas actividades del sistema de video-vigilancia:

Cómo captar las imágenes

El lugar para la instalación de las cámaras de seguridad debe ser totalmente visible de modo que las personas tengan conocimiento de su existencia. Y si se instalan en lugares privados no se pueden obtener imágenes de espacios públicos. Siendo fundamental informar a las personas de la grabación mediante el cartel amarillo homologado por la Ley Orgánica 15/1999. Se debe exhibir en los accesos a zonas vigiladas y deben estar bien visible.

En cuanto a la grabación de sonidos y conversaciones, se encuentra en España totalmente prohibido. Es considerado como una invasión de la intimidad y se necesita autorización judicial. En la actualidad los jueces no aceptan grabaciones de voz como prueba judicial en la mayoría de casos ya que no disponen de la previa autorización. De tal forma que son consideradas como pruebas “ilegales”.

Tratamiento de imágenes

Las imágenes registradas por las cámaras de seguridad, cuando incluyen personas identificadas o identificables y se conservan para posibles consultas posteriores, deben disponer del consentimiento del titular. Aunque existen las siguientes excepciones:

  • Ley de Seguridad Privada, el artículo 20 del Estatuto de los trabajadores, o existan circunstancias previstas en el artículo 6.2 o 11.2 LOPD, pueden eximir del consentimiento del titular para el tratamiento de imágenes. Estas excepciones también se refieren a grabaciones en el ámbito personal o doméstico.
  • El artículo 20 de la constitución que ampara la labor de los periodistas para el tratamiento de las imágenes.

Puedes obtener más información a través de este informe de Agencia española de protección de datos.

La creación de ficheros

Normalmente, las imágenes recogidas para los sistemas de vigilancia acaban almacenándose en ficheros clasificados que utilizan determinadas categorías para facilitar su consulta en momentos posteriores. Muchas empresas desconocen que estos ficheros deben ser notificados a la Agencia Española de Protección de Datos que los inscribe en el Registro General. Algo que es imprescindible para almacenar cualquier tipo de grabación de estas características. Para ello se facilita un trámite sencillo para su inscripción, facilitándose un sistema de notificaciones telemáticas. No obstante, debe saberse que para los sistemas CCTV que no registran imágenes y que solo trabajan con imágenes en directo mediante la visualización en pantallas, no es necesario dicho registro.

La existencia de la posible creación de ficheros también debe informarse en el lugar donde se produce la grabación de las imágenes para advertir que además están disponible en todo momento para su consulta. En el cartel que se exponga se debe especificar la finalidad de su almacenamiento y los destinatarios que usarán esa información.

Respecto a la información para terceros

La mayoría de empresas contrata a servicios de video-vigilancia exterior. La empresa o el profesional contratados para servicios de instalación y mantenimiento quizás también necesiten tener acceso a esas imágenes o ficheros, en un determinado momento. En ese caso se le obligará a cumplir con las obligaciones del artículo 12 de la LOPD, referidos a los derechos a terceros. Y es que según el artículo 5 de la Ley 23/1992, el contrato para el acceso a datos por cuenta de terceros debe ser también regulado por la LOPD.

En todo momento, el responsable del sistema de video-vigilancia, debe garantizar la protección de las imágenes recogidas, evitando su uso no autorizado o indebido. Además, deberá informar al personal contratado que necesite acceder a los datos, sobre las obligaciones de confidencialidad y su legislación pertinente.

La cancelación de imágenes

Los registros de las imágenes obtenidas por cualquier dispositivo de seguridad deberán cancelarse al mes de su creación. Aunque también pueden borrarse en un periodo inferior si fuera necesario. Transcurrido este plazo pasarán a disposición exclusiva de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales. Finalmente se eliminarán del registro oficial totalmente, pasado un plazo de prescripción programado.

Compra o contratación particular de cámaras de seguridad

Cada vez es más fácil adquirir sistemas de vigilancia de forma particular. Incluso su instalación se puede realizar por cuenta propia y prescindir de la contratación de servicios de seguridad. Sobre todo, porque son sistemas que no necesitan cableado y de esta forma podemos ahorrarnos la cuota mensual por la contratación de servicios de seguridad.

No obstante, suelen surgir muchas dudas sobre su legalidad respecto a la misma captación de imágenes y su posterior almacenamiento, así como la fiabilidad en cuanto a protección. La mayoría de personas desconocen tanto sus derechos a la intimidad como el uso correcto que deben dar al sistema de video-vigilancia. Y tal como enuncia la LOPD, en el caso de un uso particular, también se debe cumplir la normativa marcada.

Es decir, será necesario tener presente todos los aspectos que hemos mencionado en los apartados anteriores respecto al tratamiento de imágenes, registro y cancelación. Para garantizar el cumplimento de los derechos de intimidad.

Sin duda, optar por una empresa de seguridad y videovigilancia será la opción más segura de evitar problemas y gozar de la verdadera protección que nos ofrecen estos sistemas. Aunque la teoría de los sistemas sin cuotas es fantástica, la realidad suele ser bien distinta y nos encontramos incapaces de abarcar legal y técnicamente, todos los retos.

El nivel de seguridad es tan alto como lo sea el eslabón más débil. De nada sirve tener un gran equipo si nos falta el conocimiento para instalarlo y configurarlo correctamente. Esto incluye desde el reto en cuanto mano de obra para la correcta instalación del equipo, como su colocación óptima para garantizar la seguridad que nos dan las cámaras de vigilancia.

De nada nos sirve todo si, ante imprevistos, caídas del sistema o, peor aún, intrusión, no tenemos capacidad para reaccionar.

Las cuotas que cobran estas empresas de videovigilancia han ido decreciendo con el paso de los años según ha ido evolucionando la tecnología y, son ahora tan accesibles y baratas, que no creemos que merezca la pena el riesgo de organizarlo y gestionarlo un mismo, salvo que contemos con una amplia experiencia en el sector; caso que no suele ser lo habitual entre la mayoría de los usuarios.

Ahorra hasta un 40% en el precio de tus cámaras de seguridad